consecuencias1

SITUACIÓN ACTUAL

Las HB son el reflejo de una época de monumentales errores de cálculo en las previsiones económicas, de dejación absoluta de los más elementales criterios de prudencia y ponderación en la actividad crediticia, y en la culpable tolerancia de las autoridades e instituciones encargadas de salvaguardar el interés general y los derechos y obligaciones de los ciudadanos y los agentes económicos. No obstante, y sin ánimo de añadir más argumentos en descargo de la parte de responsabilidad que pudiera corresponder a ciudadanos y consumidores, lo cierto es que el resto de agentes se ha acogido a toda suerte de medidas que les están permitiendo soslayar las consecuencias de los errores cometidos, tales como la nula responsabilidad destilada respecto de los mandatarios y autoridades responsables de su falta absoluta de previsión y de vigilancia, (dígase Gobierno Central y Autonómicos, Municipales, Banco de España, etc.), o la serie de cuantiosas ayudas públicas que se han dirigido a sanear las cuentas de las entidades crediticias. En lo que respecta a los ciudadanos no sólo no se les ha ayudado con ninguna clase de medida, sino que además han sido los únicos contribuyentes netos de las soluciones propuestas vía impuestos que, dicho sea de paso, no han hecho sino aumentar, de reducción de la protección social, y de endeudamiento a largo plazo debido a la constante emisión de deuda pública. En resumidas cuentas, el desequilibrio en el pago de las consecuencias generadas por el estallido de la burbuja inmobiliaria ha sido y está siendo groseramente desigual, en claro perjuicio de los ciudadanos y las pequeñas y medianas empresas, abandonados a su suerte.

consecuencias22

CAUSAS DE LA HIPOTECA BURBUJA

Los orígenes más profundos del fenómeno habría que buscarlos en varios factores, de entre los que enumeramos aquí, y a título meramente ejemplificativo, algunos de los más importantes:

Escasa presencia de la economía productiva y generadora de alto valor añadido en la estructura productiva de España desde su entrada en la UE
La complejidad y multiplicidad creciente de administraciones y del aparato administrativo del Estado autonómico.
La progresiva transferencia de determinadas competencias de gran calado a nivel general hacia administraciones periféricas, y la falta de control sobre éstas.
Una situación de burbuja crediticia propiciada por los bajos tipos de interés, y las grandes cantidades de dinero disponibles (liquidez) para la especulación.
La generación de un modelo de crecimiento basado en la construcción de vivienda.
La entrada masiva de inmigrantes en España, fomentada para inflar la burbuja, y con la consiguiente reducción de salarios que limitaría el poder adquisitivo de las clases medias/bajas (lo que aceleraba el fin de la burbuja), y la bajada ficticia del desempleo producida por la demanda de mano de obra para construir viviendas.
Los estragos causados por la ingeniería financiera, y la absoluta preponderancia del poder económico sobre los poderes políticos y legislativos.
La debilidad interna de España, frente a una globalización depredadora y destructiva.

consecuencias3

LAS CONSECUENCIAS

  1. Suponen una carga mucho más gravosa para el deudor, en la medida en que, dado su empobrecimiento experimentado tanto por la reducción general de salarios en términos reales (y no en pocas ocasiones también nominales), así como la acusada reducción del valor de su patrimonio, absolutamente impredecible, que en gran medida está constituido únicamente por la vivienda, sus activos se han visto significativamente reducidos, mientras que el pasivo se mantiene inalterado.
  2. Suponen, de facto, una imposibilidad real y objetiva de hacer líquido o realizar el patrimonio del deudor, en la medida en que la venta del mismo no es posible, dado el descalabro de precios, la nula demanda y el hecho de que la venta no cubriría el total de la deuda, por lo que, salvo que se pueda afrontar la cantidad restante con cargo al ahorro (o un crédito nuevo), no se podrá disponer de dicho patrimonio; de algún modo, este segundo efecto tiene una relación directa sobre la libertad personal y económica del deudor, dado que no le permite variar sus condiciones más esenciales de vida, tales como cambios de domicilio, afrontar imponderables o emergencias, llevar a cabo separaciones o disoluciones matrimoniales, etc… Este hecho produce a su vez un importante impacto en el Orden Público Económico, ya que reduce aún más la demanda interna y el dinamismo de la economía.

¿QUIERES SABER MÁS?Contacta

image5

Si quieres conocer más sobre nosotros, nuestras actividades y objetivos, no dudes en ponerte en contacto mediante el teléfono 911 310 624.
*teléfono de tarificación normal, sin ningún tipo de recargo.

También puedes hacerlo online a través de nuestra dirección de correo electrónico info@hipotecasburbuja.com, o rellenando el formulario de contacto para que podamos informarte con detalle.

Asesórate